×
Por
AFP
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
11 feb. 2021
Tiempo de lectura
2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El gigante del lujo Kering habría pagado remuneraciones offshore a sus ejecutivos

Por
AFP
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
11 feb. 2021

El gigante del lujo Kering, propietario de las marcas Gucci, Balenciaga e Yves Saint Laurent, habría utilizado filiales financieras en Luxemburgo durante años para pagar "remuneraciones offshore" a algunos de sus líderes, afirmó el diario Le Monde este jueves.


AFP/Archives - ERIC PIERMONT


En la investigación OpenLux realizada por varios periódicos europeos, incluido Le Monde, para examinar el régimen fiscal de Luxemburgo, el periódico afirma que Kering ha establecido un "sistema de remuneración offshore" para "pagar decenas de millones de euros en salarios a sus dirigentes, a través de una sociedad luxemburguesa llamada Castera".

La web Mediapart detalló en 2018 cómo Kering había pagado "parte de los sueldos del jefe de Gucci, Marco Bizzarri" a través de esta empresa creada en el año 2000, "ahorrando una gran parte de las contribuciones sociales que habría pagado en Italia".

Kering "ha reconocido a Le Monde que varios otros directivos de las prestigiosas casas del grupo han sido empleados y pagados por esta empresa luxemburguesa, en la que nunca han puesto un pie", apuntó el artículo.

De este modo, Castera habría "pagado 78 millones de euros de salario a estos misteriosos beneficiarios en 2018", abonando "menos del 1 % de las cotizaciones sociales... frente, al menos, el 10 % si se hubieran pagado desde Francia". Kering señaló al periódico "que ni el CEO, François-Henri Pinault, ni su mano derecha, Jean-François Palus, están implicados".

Consultado por AFP, Kering dijo que "la presencia de filiales en Luxemburgo es normal" para un "grupo internacional, presente en más de 60 países", y agregó que "la actividad de estas empresas, cuyo número es muy limitado y cuya existencia está ligada a razones históricas, es perfectamente legítima y legal”.

Según Le Monde, este "sistema de remuneración offshore" fue abandonado "en marzo de 2019" por Kering, que transfirió "la mayoría de sus activos de Luxemburgo a Países Bajos, otro paraíso fiscal ligeramente más opaco, donde no tiene la obligación de publicar sus cuentas".

Tras ser condenado en 2019 en Italia a pagar una multa récord de 1250 millones de euros por evasión fiscal, Kering ha sido blanco de una investigación en Francia desde febrero de 2019 por parte de la fiscalía financiera nacional, por "blanqueo de fraude fiscal agravado" y, según Le Monde, las autoridades fiscales "le reclaman 150 millones de euros como parte de un ajuste fiscal de su filial francesa Yves Saint Laurent".

La administración tributaria dijo a la AFP que "el secreto fiscal no le permite confirmar ni desmentir estas cifras".
 

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.