×
Publicado el
19 dic. 2012
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Dragon Mart: China busca un espacio comercial en el Caribe mexicano

Publicado el
19 dic. 2012

El proyecto Dragon Mart ha causado revuelo entre industriales y comerciantes no solo de la zona caribeña, sino del país entero por muchas razones, siendo la principal la competencia desleal de los productos chinos que llegan fuertemente subvencionados por políticas de apoyo del gobierno chino para mantener el alto ritmo de producción y exportaciones chinas al mundo. Aunque se pretende que el Dragon Mart sea un punto de distribución de múltiples productos chinos, un fuerte cabildeo de las poderosas cámaras del vestido y del calzado, tanto en el estado de Jalisco como en el estado de Guanajuato, donde se haya la mayor concentración de fabricación calzado del país logró que se excluyan los rubros de calzado y prendas de vestir.

Fuentes de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido han indicado que “(…)se trata de un concepto erróneo del Gobierno de Quintana Roo, porque las fuentes de empleo que ofrece no favorecerán al mercado interno. El traer un centro de distribución de esta naturaleza acarreará pérdida de empleos para todos los sectores industriales. Por ello, el sector se manifiesta totalmente en contra, por considerar que busca el beneficio económico sin valorar el daño hecho a la sociedad a lo que se suma el negativo impacto de proyecto en el medio.”


Posible vista del proyecto Dragon Mart, que se construiría en Cancún. Foto: página web Dragon Mart



La presión insistente de las cámaras mencionadas hizo que el director general de "Real Estate Dragon Mart Cancún", Juan Carlos López Rodríguez, ofreciera firmar en enero próximo un convenio con la Confederación de Cámaras Industriales de México (Concamin), para estipular una cláusula que impida a los expositores, fabricar, vender o exponer productos de calzado o confección por ser considerados sectores sensibles.

Ante los señalamientos de que los inversionistas son chinos y que van tras el acaparamiento del comercio nacional y los recursos naturales de Quintana Ro, López Rodríguez, ha respondido que “el capital es 100 por ciento privado”, agregando que “es inversión mexicana.” También ha negado categóricamente que haya inversión del gobierno chino, ni directa ni a través del poderoso China Development Bank. Sin embargo, al mismo tiempo señaló que Chinamex, empresa estatal china, tiene un 10% de las acciones.

En todo momento, solo López Rodríguez ha dado la cara y el supuesto grupo de inversionistas mexicanos al que llama Grupo Monterrey conformado por Luis Felipe Salas Benavides, José Luis Salas Cacho, Miguel Pedraza Villarreal y Carlos Castillo Medrano, dueño del predio El Tucán donde se pretende construir el Dragon Mart y propietario del 45 por ciento del capital, no han hecho declaración alguna al respecto.

En un reciente ajuste al proyecto original, López Rodríguez informó que habrá expositores nacionales e internacionales en el centro de exhibiciones, a diferencia de planteamiento original que contemplaba exclusivamente empresas chinas para que clientes mexicanos pudieran obtener mercancía sin intermediarios y sin la complicada y costosa logística que implica el viajar a China “de compras”. Ahora, a decir de la empresa, se está promoviendo el Dragon Mart entre empresarios de Brasil, Canadá, Venezuela, Panamá, República Dominicana, Corea, Japón y Vietnam. Esto hará que el Dragon Mart Cancún sea muy diferente al Dragon Mart de Dubái, que abrió RetailCorps Mall en el 2004; el de Dubái cuenta 3,950 comercios tipo outlet exclusivamente de empresas chinas, incluyendo 17 comercios de prendas de vestir y 20 de calzado.

De lograr esquivar todos los contratiempos y la férrea oposición del sector empresarial mexicano, Dragon Mart empezaría a construirse en febrero del 2013 en el predio El Tucán de 561.37 hectáreas en Puerto Morelos, a 15 minutos de Cancún. Empezaría a funcionar en el 2014. El proyecto incluye un centro de exhibiciones con una superficie de 126,639 metros cuadrados con cupo para 3,040 locales para la exhibición y venta de productos de origen chino.

Con todo y las declaraciones de López Rodríguez y los tres ajustes al proyecto, la intranquilidad continua entre industriales y empresarios de la zona que incluye los estados de Campeche, Yucatán, Quintana Ro y Tabasco. Por lo anterior en una reciente reunión de empresarios en Campeche se redactó un documento para entregarse al nuevo presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en el cual se afirma que la operación de Dragon Mart “atenta contra la industria mexicana, los empleos, la proveeduría y demás sectores”.

Además, a criterio de los empresarios firmantes, los productos que ofertará Dragon Mart son “fabricados en masa, de ínfima calidad a un precio muy bajo, pero con un tiempo de vida muy corto, en comparación con productos nacionales. Ello generará pérdidas de miles de empleos directos e indirectos.” A nivel nacional las cámaras del calzado, vestido y textil, a pesar de la promesa de López Rodríguez, se muestran preocupados y brindan su apoyo a los empresarios de la zona del sureste del país.

Anna Fusoni

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.