El estudio Measuring Fashion busca unir a la moda en materia ambiental

La industria textil global es responsable del 6,7% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, y junto con la industria de calzado genera un total de un 8%, según un nuevo estudio de la agencia suiza Quantis y la fundación estadounidense ClimateWorks.


Quantis

Si la industria sigue por el mismo camino, esta cifra podría aumentar a un 49% en los próximos 15 años, según ha revelado la investigación, que analizó siete etapas de la cadena textil, desde la producción de hilo hasta que la ropa envejece. Cinco indicadores ambientales fueron identificados en el informe: el cambio climático, el consumo de materia prima y agua, el equilibrio del ecosistema y la salud humana. Según el informe, la preparación del hilo (28%) así como su teñido y tratamiento (36%) son las fases con mayor impacto medioambiental.

Estos descubrimientos no son nuevos, de hecho han sido anunciados por varias organizaciones medioambientales y de derechos humanos durante muchos años. Existen numerosos estándares y sellos que ofrecen regulaciones para estos impactos negativos, como el Estándar Oeko-Tex, el Global Organic Textile Standard, el Fair Trade Standard, y muchos más. Sin embargo, estas regulaciones son a menudo tan complejas como la propia industria textil. Cualquier diferencia produce en los consumidores, y a menudo también en los minoristas, más confusión que información. Lo que falta, según el informe, es que se establezca una estandarización de los modelos.

Eso es precisamente lo que recoge el informe, el primero en basarse en el World Apparel & Footwear Lifecycle Assessment Database, utilizado por compañías de moda como Hugo Boss, LVMH y Lenzing, e iniciativas y agencias como BSD y Sustainable Apparel Coalition. Esta base de datos tiene en cuenta las cadenas de suministro de lana, algodón y cuero, así como prendas de vestir como camisetas, jerséis, pantalones y zapatos.

El informe concluye con la necesidad de desarrollar un sistema de evaluación comparativa que permita a las empresas comparar sus propias cifras y ser compatibles con las herramientas LCA estándar.

El año pasado, marcas como Levi’s, Gap y Nike se unieron a un esfuerzo global para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y disminuir el calentamiento global en dos grados Celsius. La iniciativa, llamada Science Based Target, fue lanzada por CDP, el World Resources Institute y World Wide Fund for Nature, movimiento del que forman parte desde 2015 Puma y Asics y al que se sumó Kering en 2016. La última marca en unirse fue la española Skunkfunk.

El estudio ‘Measuring Fashion’ sugiere tres acciones: aumentar la eficiencia a través del cambio a energías renovables, aprovechar la digitalización, y diseñar inteligentemente. El poder de las estadísticas y la transparencia harán el resto.

Traducido por Barbara Santamaria

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

ModaLujoIndustriaBusiness